Las operaciones de izado y elevación no son tarea fácil en entornos marinos, ya que la complejidad es latente por las condiciones meteorológicas así como la inaccesibilidad del lugar:

  • Disponibilidad limitada de equipos: no es posible alquilar equipos adicionales en alta mar.
  • Variación del centro de gravedad: no es sencillo garantizar una alineación estable entre la carga y el barco por fuertes vientos o un mar embravecido, lo que lleva a desequilibrar la carga creando efecto péndulo.
  • Operaciones muy pesadas: las cargas más pesadas y grandes se mueven en entornos marinos por el amplio espacio sin límites que ofrece el mar (ausencia de puentes, túneles, montañas, carreteras estrechas…).
  • Entorno hostil: condiciones climatológicas adversas con tormentas eléctricas y fuertes vientos, dificultan las operaciones.
  • Lugar de trabajo limitado: los empleados comparten espacio de trabajo con el espacio de movimiento de cargas, pudiendo dar lugar a situaciones no seguras.

Bajo estas circunstancias, la SEGURIDAD es el factor fundamental y el GANCHO de GRUA es considerado una prioridad, ya que toda la carga pende de este componente único.
Tradicionalmente aquellas grúas de más de >500t disponen de un gancho cuádruple fundido aunque sus factores de seguridad dinámicos sean menores que el del forjado. Pero no es tarea fácil forjar ganchos de más de >3.000t.

Por ello, sustituir grandes ganchos fundidos cuádruples por una pareja de dos ganchos dobles, se considera una solución SMART:

S: SAFETY & STRENGTH
M: MANUFACTURER
A: ADVANCED & ACCURATE
R: RELIABLE & RISKLESS
T: TRUST & THINKING IN LONG TERM